Nuevas recetas

Estas son las 13 escuelas más saludables de Estados Unidos y 6 formas en las que están redefiniendo la educación

Estas son las 13 escuelas más saludables de Estados Unidos y 6 formas en las que están redefiniendo la educación

Alliance for a Healthier Generation acaba de publicar su clasificación anual: estas son las principales iniciativas basadas en educación física y nutrición.

Cada año, Alliance for a Healthier Generation analiza las iniciativas de bienestar y nutrición en las que las escuelas públicas de todo el país son pioneras. La organización sin fines de lucro, que se enfoca en reducir la obesidad infantil y reforzar la educación para la salud de los jóvenes, publicó su lista de las escuelas más saludables de Estados Unidos en la actualidad, y hay 461 escuelas reconocidas por iniciativas de salud con visión de futuro, alrededor de 120 más que el año anterior.

Todas las escuelas en la lista de este año han promovido programas para hacer disponibles alimentos más saludables y han trabajado arduamente para crear espacios donde tanto los estudiantes como el personal sean animados a estar activos.

Manténgase al día sobre lo que significa saludable ahora.

Suscríbase a nuestro boletín diario para obtener más artículos excelentes y recetas deliciosas y saludables.

Para calificar para un premio, las escuelas deben servir refrigerios y comidas saludables, invertir en educación física y para la salud y poner más recursos a disposición de los maestros y el personal para hacerlo. Además, estas escuelas públicas deben cumplir con los estándares federales de nutrición y ofrecer desayuno a los estudiantes.

De las 461 escuelas que recibieron reconocimiento este año, el 81% se considera de alta necesidad, definida como la atención a más del 40% de los estudiantes elegibles para almuerzos federales gratuitos y de precio reducido, según Laura O'Connor, vicepresidenta de la organización sin fines de lucro. marketing y comunicaciones. Estas escuelas están distribuidas en 26 estados diferentes y el Distrito de Columbia. Puedes ver la lista completa aquí.

Estas son las 13 escuelas más saludables de este año, todas las cuales obtuvieron el reconocimiento de nivel oro:

  • Escuela W.O Parmer - Greenville, Alabama
  • Escuela Primaria Beryl Heights - Redondo Beach, California
  • Escuela Intermedia Loma VIsta - Riverside, CA
  • Escuela Primaria Belcher - Clearwater, Florida
  • Escuela primaria Forest Lakes - Oldsmar, FL
  • Escuela Primaria John M. Sexton - St. Petersburg, FL
  • Escuela Primaria Skycrest - Clearwater, FL
  • Escuela de Enriquecimiento de Spout Springs - Flowery Branch, Georgia
  • Escuela Primaria Magnet del Noreste - Danville, Illinois
  • Beloved Community Charter School - Jersey City, Nueva Jersey
  • Escuela Primaria Freedom - Fort Sill, Oklahoma
  • Academia de preparación del noroeste - Memphis, Tennessee
  • IDEA Brackenridge College Prep - San Antonio, Texas

Cada una de estas escuelas requiere que los estudiantes se inscriban en cursos de educación física, incluidos 150 minutos de tiempo activo para los estudiantes de primaria, y cada una cumple con los estándares de nutrición del Departamento de Agricultura para ofrecer refrigerios, lo que significa que todo, desde eventos para recaudar fondos hasta máquinas expendedoras, es igual de saludable. como opciones de desayuno y almuerzo.

Además de todo eso, estas escuelas incorporan la agricultura local en las actividades escolares, ya sea administrando un jardín escolar o sirviendo alimentos cultivados localmente a la hora del almuerzo.

¿Busca alimentos más saludables para su hijo? Sigue leyendo:

Pero para ganar el título de "la escuela más saludable de Estados Unidos", tienes que ir más allá. Así que estos son algunos de los programas y estrategias que han separado a estas escuelas de las demás:

1) Llevando más alimentos frescos a las cafeterías de forma creativa

Ya sea que se trate de proporcionar fruta fresca o servir comidas que estén más estrechamente alineadas con la cultura de los estudiantes, O'Connor dice que las mejores escuelas se están apoyando en formas creativas para asegurarse de que cada comida sea lo más fresca y nutritiva posible.

En la escuela secundaria Loma Vista en California, hay un departamento de servicios de nutrición que trabaja directamente con el liderazgo de la escuela para mejorar la calidad y las opciones de las comidas: agregaron batidos frescos y parfaits de yogur a los menús de desayuno, pero también agregaron música y juegos para que los estudiantes realmente conseguir que asistan a los desayunos. Este tipo de enfoque aumentó la asistencia al desayuno en al menos un 10 por ciento.

2) Centrarse en algo más que el recreo

O'Connor dice que los estudiantes de primaria disfrutan de al menos 60 minutos de educación física por semana en cualquiera de las escuelas de la lista, mientras que los de secundaria y preparatoria deben tomar clases de educación física durante al menos la mitad del año académico. Para esas 13 escuelas que obtuvieron el reconocimiento de nivel oro, los estudiantes de primaria toman un mínimo de 150 minutos de clases de educación física cada semana, mientras que los estudiantes de secundaria y preparatoria están inscritos en estos cursos durante todo el año.

Getty: José Luis Peláez Inc

En la Escuela Primaria Walnut en La Habra, California, hay un maestro de educación física en el personal entre dos y tres días a la semana, y los estudiantes hacen ejercicio al menos dos horas a la semana durante el día académico. También hay programas como "Walk to School Wednesday" y "Fit Fridays" que fomenta la actividad fuera del horario escolar.

En muchos casos, distritos escolares enteros también implementan políticas de actividad física para sus escuelas, como las 67 escuelas galardonadas en el distrito escolar de Los Ángeles de California que ahora brindan recursos a los estudiantes para que caminen y vayan en bicicleta a la escuela todos los días.

3) Incorporación de la actividad física al aprendizaje en el aula

Además del recreo o educación física clase, las escuelas con los mejores premios también logran fusionar el tiempo de aprendizaje en el aula con el movimiento. Algunos ofrecen actividades físicas antes de la escuela como ballet o yoga, dice O'Connor.

En Freedom Elementary en Oklahoma, los maestros integran la actividad física en sus planes de lecciones con "descansos para el cerebro" y "paradas para ponerse en forma" para tratar de ayudar a los estudiantes a mantenerse concentrados y concentrados en la tarea a largo plazo. Su personal señala que, en general, políticas como estas ayudan a los estudiantes a mantenerse mejor concentrados y más tranquilos.

4) Consideración del bienestar mental y social

Además de enseñar los mejores valores nutricionales y el ejercicio físico, estas escuelas se toman el tiempo para abordar la salud mental y el desarrollo socioemocional, dice O'Connor.

El personal de la Escuela Intermedia Williston de Carolina del Norte no castiga a los estudiantes restringiendo la actividad física, incluido el recreo. Y los maestros promueven la actividad física y un enfoque más saludable a la hora de comer como una forma de abordar cualquier problema que afecte a los estudiantes fuera de la escuela, incluidos los traumas y otros incidentes relacionados.

5) Pedir ayuda a los padres

Casi todas las escuelas de esta lista reclutan a padres y miembros de la comunidad para que se unan a las iniciativas oficiales de bienestar escolar y recopilan sus opiniones sobre las políticas de nutrición y actividad física.

La Escuela de Enriquecimiento de Spout Springs en Georgia lleva a cabo una recaudación de fondos anual, llamada Seminole Sprint, que se basa en la actividad física. Los padres y miembros de la comunidad donan según la cantidad de vueltas que los estudiantes corren o caminan, y los lugareños se ofrecen como voluntarios y donan recursos como botellas de agua o camisetas. Esta recaudación de fondos genera más de $ 50,000 cada año mientras promueve una mejor salud y bienestar para los estudiantes.

6) Ayudar a los miembros del personal a mantenerse saludables también

No se trata solo del bienestar de los estudiantes, dice O'Connor, los estudiantes saludables a menudo confían en modelos a seguir aún más saludables para inspirarlos. Muchas de estas escuelas ofrecen a los miembros del personal acceso a programas de actividad física y acondicionamiento físico gratuitos o de bajo costo para ayudarlos a mantenerse saludables mientras enseñan.

Los miembros del personal de Northwest Prep Academy en Tennessee se unen a los estudiantes para comer comidas saludables en la cafetería. O'Connor dice que la hora de comer compartida resultó en un entorno de aprendizaje más cohesivo durante el resto del día académico, por lo que los líderes escolares prohibieron alimentos y bebidas fuera de la escuela tanto para los estudiantes como para los profesores para fomentar un crecimiento aún mayor.


Para darles una oportunidad a los niños pobres, Dallas debería abordar estas poderosas tendencias

Nota: Este artículo es parte de nuestro Proyecto Estado de la Ciudad, en el cual Las noticias matutinas de Dallas explora los problemas más críticos que enfrentan nuestras comunidades. Encuentra más temas en nuestra mirada a la economía de Dallas en los días venideros.

Abeni Jewel Haynes no vive en Oak Cliff. Su padre, el reverendo Frederick D. Haynes de Friendship West Baptist Church en el sur de Dallas, me dijo con notable orgullo que ella se graduó recientemente de Brown University y que pronto se mudará a Los Ángeles. Pero, dijo el pastor, Abeni usa con orgullo una camiseta que dice: "Oak Cliff, esa es mi capucha".

Haynes dijo que su hija representa a muchos jóvenes del sur de Dallas que sienten lealtad hacia la comunidad donde crecieron, pero entienden que su futuro está en otra parte.

"He pasado 38 años pastoreando aquí, y realmente he visto un cambio en términos demográficos", dijo Haynes. “Los jóvenes crecen en nuestra comunidad, van a la universidad y, cuando regresan, eligen vivir en otro lugar debido a [la falta de] servicios y oportunidades”.

La camiseta de Abeni puede ser un símbolo de uno de los problemas más irritantes que enfrentan los líderes de Dallas: cómo promover la movilidad económica de sus residentes sin dejar partes de la ciudad atrás.


Artículo de Investigación Original

  • 1 Liderazgo para organizaciones educativas, Universidad de Colorado Denver, Denver, CO, Estados Unidos
  • 2 Cherry Creek School District, Greenwood Village, CO, Estados Unidos

A medida que la pandemia de COVID-19 se extendió rápidamente por todo el mundo, muchas escuelas tuvieron dificultades para reaccionar rápida y adecuadamente. Las escuelas fueron una de las instituciones sociales más importantes que se vieron afectadas por la pandemia. Sin embargo, la mayoría de los líderes escolares tienen poca o ninguna capacitación en liderazgo de crisis, ni han lidiado con una crisis de esta escala y este alcance durante tanto tiempo. Este artículo presenta nuestros hallazgos de entrevistas a 43 organizaciones escolares de todo el mundo sobre sus respuestas durante los primeros meses de la pandemia. Los temas principales de las entrevistas incluyeron un énfasis en la visión y los valores, la comunicación y el compromiso de la familia con la comunidad, el cuidado del personal, el liderazgo educativo y las prácticas de liderazgo orientadas a la equidad en el desarrollo de la capacidad organizativa y el reconocimiento de posibles oportunidades futuras. Estos hallazgos resuenan con la literatura de investigación más amplia sobre liderazgo en crisis y tienen implicaciones importantes para los líderes escolares y las mentalidades, comportamientos y estructuras de apoyo futuras durante los incidentes de crisis.


Bebidas azucaradas

Las bebidas azucaradas (también categorizadas como bebidas endulzadas con azúcar o refrescos) se refieren a cualquier bebida con azúcar agregada u otros edulcorantes (jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, sacarosa, concentrados de jugo de frutas y más). Esto incluye refrescos, refrescos, refrescos de cola, tónicos, ponche de frutas, limonada (y otros "ades"), bebidas endulzadas en polvo, así como bebidas deportivas y energéticas.

Como categoría, estas bebidas son la fuente más grande de calorías y azúcar agregada en la dieta de los EE. UU. [1, 2] En otras partes del mundo, particularmente en los países en desarrollo, el consumo de bebidas azucaradas está aumentando drásticamente debido a la urbanización generalizada y la comercialización de bebidas. [3]

¿Qué tan dulce es?

Aparte de los refrescos, las bebidas energéticas tienen tanta azúcar como los refrescos, suficiente cafeína para elevar la presión arterial y aditivos cuyos efectos sobre la salud a largo plazo se desconocen. Por estas razones, es mejor evitar las bebidas energéticas. La guía también incluye bebidas deportivas. Aunque está diseñado para proporcionar a los atletas carbohidratos, electrolitos y líquidos durante los entrenamientos de alta intensidad que duran una hora o más, para todos los demás son simplemente otra fuente de calorías y azúcar.

También se ofrecen bebidas naturalmente altas en azúcar como jugos 100% de frutas. Si bien el jugo a menudo contiene nutrientes saludables como vitaminas, minerales y fitoquímicos, también debe limitarse, ya que contiene la misma cantidad de azúcar (aunque de azúcares de frutas naturales) y calorías que los refrescos.

Bebidas azucaradas y salud

Cuando se trata de clasificar las bebidas como las mejores para nuestra salud, las bebidas azucaradas se encuentran al final de la lista porque proporcionan muchas calorías y prácticamente ningún otro nutriente. Las personas que beben bebidas azucaradas no se sienten tan llenas como si hubieran ingerido las mismas calorías de los alimentos sólidos, y las investigaciones indican que tampoco compensan el alto contenido calórico de estas bebidas comiendo menos alimentos. [4] La lata promedio de refresco o ponche de frutas endulzado con azúcar proporciona alrededor de 150 calorías, casi todas de azúcar agregada. Si bebiera solo una de estas bebidas azucaradas todos los días y no redujera las calorías en otros lugares, podría aumentar hasta 5 libras en un año. Más allá del aumento de peso, el consumo rutinario de estas bebidas con alto contenido de azúcar puede aumentar el riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas y otras enfermedades crónicas. Además, un mayor consumo de bebidas azucaradas se ha relacionado con un mayor riesgo de muerte prematura. [36]

Cuantas más onzas de bebidas azucaradas ingiera una persona al día, más calorías ingiere más tarde en el día. Esto es lo contrario de lo que sucede con los alimentos sólidos, ya que las personas tienden a compensar una comida abundante ingiriendo menos calorías en una comida posterior. Este efecto compensatorio no parece estar presente después de consumir refrescos, por varias posibles razones:

  • Los líquidos no proporcionan la misma sensación de saciedad o satisfacción que los alimentos sólidos, ya que el cuerpo no "registra" las calorías líquidas como lo hace con las calorías de los alimentos sólidos. Esto puede hacer que una persona siga comiendo incluso después de ingerir una bebida rica en calorías.
  • Es posible que los refrescos de sabor dulce, independientemente de si están endulzados con azúcar o con un sustituto del azúcar sin calorías, puedan estimular el apetito por otros alimentos dulces con alto contenido de carbohidratos.
  • Aunque los refrescos pueden contener más azúcar que una galleta, debido a que las personas piensan en los refrescos como una bebida y las galletas como un postre, es más probable que limiten los alimentos que las bebidas.

Docenas de estudios han explorado los posibles vínculos entre los refrescos y el peso, y muestran de manera consistente que un mayor consumo de refrescos se asocia con un aumento de la ingesta de energía (calorías).

  • Un metanálisis de 88 estudios mostró que el efecto parecía ser más fuerte en las mujeres. [5]
  • Los estudios en niños y adultos han encontrado que reducir el consumo de bebidas azucaradas puede conducir a un mejor control del peso entre aquellos que inicialmente tienen sobrepeso. [6,7]
  • Una prueba de 18 meses que involucró a 641 niños principalmente de peso normal asignados al azar para recibir una bebida sin azúcar, endulzada artificialmente (grupo sin azúcar) o una bebida similar que contiene azúcar (grupo de azúcar) encontró que el reemplazo de bebidas que contienen azúcar con bebidas no calóricas redujo el aumento de peso y la acumulación de grasa en los niños con peso normal. [8]
  • Otros estudios han encontrado un vínculo significativo entre el consumo de bebidas azucaradas y el aumento de peso en los niños. [9] Un estudio encontró que por cada refresco adicional de 12 onzas que los niños consumían cada día, las probabilidades de volverse obesos aumentaban en un 60% durante un año y medio de seguimiento. [10]
  • Un estudio de 20 años en 120,000 hombres y mujeres encontró que las personas que aumentaron su consumo de bebidas azucaradas en una porción de 12 onzas por día aumentaron más de peso con el tiempo (en promedio, una libra extra cada 4 años) que las personas que no cambiaron su consumo. [11]
  • Un estudio pionero de 33,097 personas mostró que entre las personas con una predisposición genética a la obesidad, las que bebían bebidas azucaradas tenían más probabilidades de ser obesas que las que no lo hacían. [12] Este estudio es importante porque sugiere que el riesgo genético de obesidad no necesita convertirse en una realidad si se siguen hábitos saludables, como evitar las bebidas azucaradas. Por otro lado, el riesgo de obesidad genética parece aumentar al consumir bebidas azucaradas. Lea una entrevista con el investigador principal del estudio.

Alternativamente, beber agua en lugar de bebidas azucaradas o jugos de frutas se asocia con un menor aumento de peso a largo plazo. [13]

Las personas que consumen bebidas azucaradas con regularidad (de 1 a 2 latas al día o más) tienen un riesgo 26% mayor de desarrollar diabetes tipo 2 que las personas que rara vez toman estas bebidas. [14] Los riesgos son aún mayores en adultos jóvenes y asiáticos.

Hay pruebas contundentes que indican que los refrescos endulzados con azúcar contribuyen al desarrollo de la diabetes.

  • El Nurses ’Health Study exploró esta conexión siguiendo la salud de más de 90.000 mujeres durante ocho años. Las enfermeras que dijeron que tomaban una o más porciones al día de un refresco o ponche de frutas endulzadas con azúcar tenían el doble de probabilidades de haber desarrollado diabetes tipo 2 durante el estudio que las que rara vez tomaban estas bebidas. [15]
  • Recientemente, se observó un aumento similar en el riesgo de diabetes con el aumento del consumo de refrescos y bebidas de frutas en el Black Women’s Health Study, un estudio a largo plazo en curso de casi 60,000 mujeres afroamericanas de todas partes de los Estados Unidos. [16] Curiosamente, el aumento del riesgo con los refrescos estaba estrechamente relacionado con el aumento de peso.
  • En el Framingham Heart Study, los hombres y mujeres que tomaban uno o más refrescos al día tenían un 25 por ciento más de probabilidades de haber desarrollado problemas para controlar el azúcar en la sangre y casi un 50 por ciento más de probabilidades de haber desarrollado síndrome metabólico. [17]
  • Un estudio de 2019 que analizó datos de 22 a 26 años de más de 192,000 hombres y mujeres que participaron en tres estudios a largo plazo (el Estudio de salud de las enfermeras, el Estudio de salud de las enfermeras II y el Estudio de seguimiento de los profesionales de la salud ) encontraron que el aumento de la ingesta total de bebidas azucaradas, incluidas las bebidas endulzadas con azúcar y el jugo 100% de fruta, en más de 4 onzas por día durante un período de cuatro años se asoció con un riesgo 16% mayor de diabetes tipo 2 en los siguientes cuatro años . [37]
    • El aumento del consumo de bebidas endulzadas artificialmente en más de 4 onzas por día durante cuatro años se vinculó con un 18% más de riesgo de diabetes, pero los autores señalan que estos hallazgos deben interpretarse con precaución debido a la posibilidad de una causalidad inversa (personas que ya tienen un alto riesgo de la diabetes puede cambiar de bebidas azucaradas a bebidas dietéticas) y sesgo de vigilancia (es más probable que las personas de alto riesgo se sometan a pruebas de detección de diabetes y, por lo tanto, se les diagnostique más rápidamente).
    • El estudio también encontró que beber más bebidas endulzadas artificialmente en lugar de bebidas azucaradas no pareció disminuir el riesgo de diabetes. Sin embargo, reemplazar una porción diaria de una bebida azucarada con agua, café o té se vinculó con un 2 a 10% menos de riesgo de diabetes.
    • Un estudio que siguió a 40.000 hombres durante dos décadas encontró que aquellos que consumían en promedio una lata de una bebida azucarada por día tenían un 20% más de riesgo de sufrir un ataque cardíaco o morir de un ataque cardíaco que los hombres que rara vez consumían bebidas azucaradas. [18]
    • Un estudio relacionado en mujeres encontró un vínculo similar entre bebidas azucaradas y enfermedades cardíacas. El Nurses 'Health Study, que rastreó la salud de casi 90,000 mujeres durante dos décadas, encontró que las mujeres que bebían más de dos porciones de bebidas azucaradas al día tenían un riesgo 40 por ciento más alto de ataques cardíacos o muerte por enfermedad cardíaca que las mujeres que rara vez bebía bebidas azucaradas. [19]
      • Las personas que beben muchas bebidas azucaradas a menudo tienden a pesar más y comen menos saludablemente que las personas que no beben bebidas azucaradas, y los voluntarios del Estudio de salud de las enfermeras no fueron la excepción. Pero los investigadores tuvieron en cuenta las diferencias en la calidad de la dieta, la ingesta de energía y el peso entre los voluntarios del estudio. Descubrieron que tener una dieta saludable, o tener un peso saludable, solo disminuía ligeramente el riesgo asociado con el consumo de bebidas azucaradas.
      • Esto sugiere que pesar demasiado, o simplemente comer demasiadas calorías, puede explicar solo en parte la relación entre las bebidas azucaradas y las enfermedades cardíacas. También se puede atribuir cierto riesgo a los efectos metabólicos de la fructosa del azúcar o JMAF utilizados para endulzar estas bebidas.
      • Los efectos adversos de la alta carga glucémica de estas bebidas sobre la glucosa en sangre, las fracciones de colesterol y los factores inflamatorios probablemente también contribuyan al mayor riesgo de enfermedad cardíaca. Lea más sobre el azúcar en sangre y la carga glucémica.

      Un estudio de 22 años de duración de 80.000 mujeres encontró que las que consumían una lata de bebida azucarada al día tenían un 75% más de riesgo de gota que las mujeres que rara vez tomaban esas bebidas. [20] Los investigadores encontraron un riesgo igualmente elevado en los hombres. [21]

      Los refrescos pueden representar un desafío único para la salud de los huesos:

      • La soda contiene altos niveles de fosfato.
      • El consumo de más fosfato que calcio puede tener un efecto perjudicial sobre la salud ósea. [22]
      • Recibiendo suficiente calcioes extremadamente importante durante la niñez y la adolescencia, cuando se forman los huesos.
      • Los refrescos generalmente carecen de calcio y otros nutrientes saludables, sin embargo, se comercializan activamente entre los grupos de jóvenes.
      • La leche es una buena fuente de calcio y proteínas, y también proporciona vitamina D, vitamina B6, vitamina B12 y otros micronutrientes.
        • Existe un patrón inverso entre el consumo de refrescos y el consumo de leche: cuando uno sube, el otro baja. [5]

        Según un gran estudio a largo plazo de 37,716 hombres y 80,647 mujeres en los EE. UU., Cuantas más bebidas azucaradas beben las personas, mayor es el riesgo de muerte prematura, particularmente por enfermedades cardiovasculares y, en menor medida, por cáncer. [36]

        • Después de ajustar los principales factores de la dieta y el estilo de vida, los investigadores encontraron que cuantas más bebidas azucaradas bebía una persona, más aumentaba su riesgo de muerte prematura por cualquier causa. En comparación con beber bebidas azucaradas menos de una vez al mes, beber de una a cuatro por mes se asoció con un aumento del 1% en el riesgo de dos a seis por semana con un aumento del 6% de una a dos por día con un aumento del 14% y dos o más por día con un aumento del 21%. El mayor riesgo de muerte prematura relacionado con el consumo de bebidas azucaradas fue más evidente entre las mujeres que entre los hombres.
        • Hubo un vínculo particularmente fuerte entre beber bebidas azucaradas y un mayor riesgo de muerte prematura por enfermedad cardiovascular. En comparación con los bebedores poco frecuentes, los que bebían dos o más porciones al día tenían un 31% más de riesgo de muerte prematura por enfermedad cardiovascular. Cada porción adicional por día de bebida azucarada se relacionó con un 10% más de riesgo de muerte relacionada con enfermedades cardiovasculares.
        • Tanto entre hombres como entre mujeres, hubo un vínculo modesto entre el consumo y el riesgo de muerte prematura por cáncer.
        • El estudio también encontró que beber una bebida endulzada artificialmente por día en lugar de una azucarada reducía el riesgo de muerte prematura. Sin embargo, beber cuatro o más bebidas endulzadas artificialmente al día se asoció con un mayor riesgo de mortalidad en las mujeres, por lo que los investigadores advirtieron contra el consumo excesivo de bebidas endulzadas artificialmente.

        Bebida azucarada sobredimensionada y la epidemia de obesidad

        Existe suficiente evidencia científica de que la disminución del consumo de bebidas endulzadas con azúcar reducirá la prevalencia de la obesidad y las enfermedades relacionadas con la obesidad. [23] Desafortunadamente, las bebidas azucaradas son una bebida de elección habitual para millones de personas en todo el mundo y una de las principales causas de la epidemia de obesidad.

        Para agravar el problema, el tamaño de las porciones de bebidas azucaradas ha aumentado drásticamente en los últimos 40 años, lo que ha llevado a un mayor consumo entre niños y adultos:

        • Antes de la década de 1950, las botellas estándar de refrescos pesaban 6.5 onzas. En la década de 1950, los fabricantes de refrescos introdujeron tamaños más grandes, incluida la lata de 12 onzas, que estuvo ampliamente disponible en 1960. [24] A principios de la década de 1990, las botellas de plástico de 20 onzas se convirtieron en la norma. [25] Hoy en día, las botellas de plástico con forma de contorno están disponibles en tamaños aún más grandes, como 1 litro.
        • En la década de 1970, las bebidas azucaradas representaban aproximadamente el 4% de la ingesta diaria de calorías en los EE. UU. En 2001, que había aumentado a aproximadamente el 9%. [26]
        • Los niños y jóvenes en los EE. UU. Consumieron un promedio de 224 calorías por día de bebidas azucaradas entre 1999 y 2004, casi el 11% de su ingesta diaria de calorías. [27] De 1989 a 2008, las calorías de las bebidas azucaradas aumentaron en un 60% en los niños de 6 a 11 años, de 130 a 209 calorías por día, y el porcentaje de niños que las consumieron aumentó del 79% al 91%. [28] En 2005, las bebidas azucaradas (gaseosas, energéticas, bebidas deportivas) fueron la principal fuente de calorías en las dietas de los adolescentes (226 calorías por día), superando a la pizza (213 calorías por día). [2]
        • Aunque el consumo de bebidas azucaradas en los EE. UU. Ha disminuido en la última década, [29] la mitad de la población consume bebidas azucaradas en un día determinado 1 de cada 4 personas obtiene al menos 200 calorías de dichas bebidas y el 5% obtiene al menos 567 calorías— equivalente a cuatro latas de refresco. [30] Estos niveles de ingesta exceden las recomendaciones dietéticas para consumir no más del 10% del total de calorías diarias provenientes del azúcar agregado [31]
        • A nivel mundial, y en los países en desarrollo en particular, el consumo de bebidas azucaradas está aumentando drásticamente debido a la urbanización generalizada y la comercialización de bebidas. [3]

        El papel del marketing de bebidas azucaradas

        Las empresas de bebidas gastan miles de millones de dólares en la comercialización de bebidas azucaradas, pero en general rechazan las sugerencias de que sus productos y tácticas de marketing desempeñan algún papel en la epidemia de obesidad. [32]

        • En 2013, Coca-Cola lanzó un anuncio de “anti-obesidad” reconociendo que los refrescos endulzados y muchos otros alimentos y bebidas han contribuido a la epidemia de obesidad. La compañía anunció su amplia gama de bebidas sin calorías y alentó a las personas a asumir la responsabilidad de sus propias opciones de bebidas y peso. Las respuestas al anuncio fueron mixtas, y muchos expertos lo calificaron de engañoso e inexacto al señalar los peligros para la salud de los refrescos.

        Para aumentar la confusión, los estudios financiados por la industria de las bebidas tienen entre cuatro y ocho veces más probabilidades de mostrar un hallazgo favorable para la industria que los estudios financiados de forma independiente. [33]

        También es importante tener en cuenta que una parte importante del marketing de bebidas azucaradas suele estar dirigida directamente a niños y adolescentes. [34]

        • Un análisis de 2019 realizado por el Centro Rudd de Política Alimentaria y Obesidad de UConn encontró que los niños de 2 a 11 años vieron el doble de anuncios de bebidas azucaradas que de otras bebidas, y también vieron cuatro veces más anuncios de ciertas bebidas que los adultos. [35] Los investigadores también analizaron cerca de 70 & # 8220bebidas para niños & # 8217s & # 8221 (aquellas comercializadas para padres y / o directamente para niños), y encontraron que las bebidas endulzadas contribuyeron al 62% de las ventas de bebidas para niños en 2018, incluidos $ 1.2 mil millones en bebidas de frutas. (90% de las ventas de bebidas endulzadas para niños) y $ 146 millones en ventas de agua saborizada y endulzada.

        Reducir las bebidas azucaradas

        Cuando se trata de nuestra salud, está claro que se deben evitar las bebidas azucaradas. Existe una variedad de bebidas más saludables que se pueden consumir en su lugar, siendo el agua la mejor opción.

        Por supuesto, si usted es un bebedor frecuente de refrescos, es más fácil decirlo que hacerlo. Si lo que te gusta es la carbonatación, prueba el agua con gas. Si el sabor es demasiado suave, pruebe con agua con gas con sabor natural. Si aún es demasiado, agregue un chorrito de jugo, cítricos en rodajas o incluso algunas hierbas frescas. También puede hacer esto con té casero, como este té helado espumoso con limón, pepino y menta.

        ¿Qué pasa con los refrescos "dietéticos" u otras bebidas con edulcorantes bajos en calorías?

        Acción más allá del nivel individual

        Reducir nuestra preferencia por las bebidas dulces requerirá una acción concertada en varios niveles: por parte de científicos creativos de alimentos y comercializadores de la industria de bebidas, así como de consumidores individuales y familias, escuelas y lugares de trabajo, y el gobierno estatal y federal. Debemos trabajar juntos por esta causa valiosa y urgente: aliviar el costo y la carga de las enfermedades crónicas asociadas con las epidemias de obesidad y diabetes en los EE. UU. Y en todo el mundo. Afortunadamente, las bebidas azucaradas son un tema creciente en los debates sobre políticas tanto a nivel nacional como internacional. Obtenga más información sobre cómo las diferentes partes interesadas pueden actuar contra las bebidas azucaradas.

        Relacionado

        1. Hu FB, Malik VS. Bebidas azucaradas y riesgo de obesidad y diabetes tipo 2: evidencia epidemiológica. Fisiología y comportamiento del amplificador. 2010 abril 26100 (1): 47-54.
        2. Instituto Nacional del Cáncer. Fuentes de calorías de azúcares agregados entre la población de EE. UU., 2005-2006. Sitio web de la Subdivisión de Métodos y Monitoreo de Factores de Riesgo. Programa de Investigación Aplicada. Ingesta media de azúcares añadidos y contribución porcentual de varios alimentos entre la población de EE. UU. http://riskfactor.cancer.gov/diet/foodsources/added_sugars/.
        3. Malik VS, Willett WC, Hu FB. Obesidad global: tendencias, factores de riesgo e implicaciones políticas. Nature Reviews Endocrinología. 9 de enero de 2013 (1): 13.
        4. Pan A, Hu FB. Efectos de los carbohidratos sobre la saciedad: diferencias entre alimentos líquidos y sólidos. Opinión actual sobre nutrición clínica y atención metabólica. 114 (4) de julio de 2011: 385-90.
        5. Vartanian LR, Schwartz MB, Brownell KD. Efectos del consumo de refrescos en la nutrición y la salud: una revisión sistemática y un metanálisis. Revista americana de salud pública. 2007 Abril de 1997 (4): 667-75.
        6. Chen L, Appel LJ, Loria C, Lin PH, Champagne CM, Elmer PJ, Ard JD, Mitchell D, Batch BC, Svetkey LP, Caballero B. La reducción del consumo de bebidas azucaradas se asocia con la pérdida de peso: el ensayo PREMIER . La revista americana de nutrición clínica. 2009 abril 189 (5): 1299-306.
        7. Ebbeling CB, Feldman HA, Osganian SK, Chomitz VR, Ellenbogen SJ, Ludwig DS. Efectos de la disminución del consumo de bebidas endulzadas con azúcar sobre el peso corporal en adolescentes: un estudio piloto aleatorizado y controlado. Pediatría. 2006 Mar 1117 (3): 673-80.
        8. de Ruyter JC, Olthof MR, Seidell JC, Katan MB. Un ensayo de bebidas sin azúcar o endulzadas con azúcar y peso corporal en niños. Revista de Medicina de Nueva Inglaterra. 2012 Oct 11367 (15): 1397-406.
        9. Malik VS, Willett WC, Hu FB. Bebidas azucaradas e IMC en niños y adolescentes: reanálisis de un metanálisis. La revista americana de nutrición clínica. 189 (1) de enero de 2009: 438-9.
        10. Ludwig DS, Peterson KE, Gortmaker SL. Relación entre el consumo de bebidas azucaradas y la obesidad infantil: un análisis observacional prospectivo. La lanceta. 2001 de febrero de 17357 (9255): 505-8.
        11. Mozaffarian D, Hao T, Rimm EB, Willett WC, Hu FB. Cambios en la dieta y el estilo de vida y aumento de peso a largo plazo en mujeres y hombres. Revista de Medicina de Nueva Inglaterra. 2011 junio 23364 (25): 2392-404.
        12. Qi Q, Chu AY, Kang JH, Jensen MK, Curhan GC, Pasquale LR, Ridker PM, Hunter DJ, Willett WC, Rimm EB, Chasman DI. Bebidas azucaradas y riesgo genético de obesidad. Revista de Medicina de Nueva Inglaterra. 2012 Oct 11367 (15): 1387-96.
        13. Pan A, Malik VS, Hao T, Willett WC, Mozaffarian D, Hu FB. Cambios en la ingesta de agua y bebidas y cambios de peso a largo plazo: resultados de tres estudios de cohorte prospectivos. Revista internacional de obesidad. 37 de octubre de 2013 (10): 1378.
        14. Malik VS, Popkin BM, Bray GA, Després JP, Willett WC, Hu FB. Bebidas azucaradas y riesgo de síndrome metabólico y diabetes tipo 2: un metanálisis. Diabetescuidado. 2010 Nov 133 (11): 2477-83.
        15. Schulze MB, Manson JE, Ludwig DS, Colditz GA, Stampfer MJ, Willett WC, Hu FB. Bebidas azucaradas, aumento de peso e incidencia de diabetes tipo 2 en mujeres jóvenes y de mediana edad. JAMA. 2004 agosto 25292 (8): 927-34.
        16. Palmer JR, Boggs DA, Krishnan S, Hu FB, Singer M, Rosenberg L.Bebidas azucaradas e incidencia de diabetes mellitus tipo 2 en mujeres afroamericanas. Archivos de medicina interna. 28 de julio de 2008 (14): 1487-92.
        17. Dhingra R, Sullivan L, Jacques PF, Wang TJ, Fox CS, Meigs JB. D, Agostino RB, Gaziano JM, Vasan RS: Consumo de refrescos y riesgo de desarrollar factores de riesgo cardiometabólico y síndrome metabólico en adultos de mediana edad de la comunidad. Circulación. 2007116:480-8.
        18. De Koning L, Malik VS, Kellogg MD, Rimm EB, Willett WC, Hu FB. Sweetened beverage consumption, incident coronary heart disease, and biomarkers of risk in men. Circulation. 2012 Apr 10125(14):1735-41.
        19. Fung TT, Malik V, Rexrode KM, Manson JE, Willett WC, Hu FB. Sweetened beverage consumption and risk of coronary heart disease in women. The American journal of clinical nutrition. 2009 Feb 1189(4):1037-42.
        20. Choi HK, Willett W, Curhan G. Fructose-rich beverages and risk of gout in women. JAMA. 2010 Nov 24304(20):2270-8.
        21. Choi HK, Curhan G. Soft drinks, fructose consumption, and the risk of gout in men: prospective cohort study. BMJ. 2008 Feb 7336(7639):309-12.
        22. Malik VS, Schulze MB, Hu FB. Intake of sugar-sweetened beverages and weight gain: a systematic review–. The American journal of clinical nutrition. 2006 Aug 184(2):274-88.
        23. Hu FB. Resolved: there is sufficient scientific evidence that decreasing sugar‐sweetened beverage consumption will reduce the prevalence of obesity and obesity‐related diseases. Obesity reviews. 2013 Aug14(8):606-19.
        24. The Coca-Cola Company. History of Bottling. Accessed June 2013: https://www.coca-colacompany.com/our-company/history-of-bottling
        25. Jacobson M. Liquid Candy: How Soft Drinks are Harming Americans’ Health. Washington, DC: Center for Science in the Public Interest 2005.
        26. Nielsen SJ, Popkin BM. Changes in beverage intake between 1977 and 2001. American journal of preventive medicine. 2004 Oct 127(3):205-10.
        27. Wang YC, Bleich SN, Gortmaker SL. Increasing caloric contribution from sugar-sweetened beverages and 100% fruit juices among US children and adolescents, 1988–2004. Pediatrics. 2008 Jun 1121(6):e1604-14.
        28. Lasater G, Piernas C, Popkin BM. Beverage patterns and trends among school-aged children in the US, 1989-2008. Nutrition journal. 2011 Dec10(1):103.
        29. Welsh JA, Sharma AJ, Grellinger L, Vos MB. Consumption of added sugars is decreasing in the United States–. The American journal of clinical nutrition. 2011 Jul 1394(3):726-34.
        30. Ogden CL, Kit BK, Carroll MD, Park S. Consumption of sugar drinks in the United States, 2005-2008. Hyattsville, MD: US Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Center for Health Statistics 2011 Aug.
        31. U.S. Department of Health and Human Services and U.S. Department of Agriculture. 2015 – 2020 Dietary Guidelines for Americans. 8th Edition. December 2015. Available at http://health.gov/dietaryguidelines/2015/guidelines/.
        32. Coca-Cola: Don’t blame us for the obesity epidemic! The New York Daily News June 8, 2012.
        33. Lesser LI, Ebbeling CB, Goozner M, Wypij D, Ludwig DS. Relationship between funding source and conclusion among nutrition-related scientific articles. PLoS Medicine. 2007 Jan 94(1):e5.
        34. US Federal Trade Commission. Marketing Food to Children and Adolescents: A Review of Industry Expenditures, Activities, and Self-Regulation. Washington, DC: US Federal Trade Commission 2008.
        35. Harris J, Romo-Palafox M, Choi Y, Kibwana A. Children’s DrinkFACTS 2019: Sales, Nutrition, and Marketing of Children’s Drinks. UConn Rudd Center for Food Policy and Obesity 2019.
        36. Malik V, Li Y, Pan A, De Koning L, Schernhammer E, Willett W, Hu F. Long-Term Consumption of Sugar-Sweetened and Artificially Sweetened Beverages and Risk of Mortality in US Adults. Circulation. 2019 Mar 18.
        37. Drouin-Chartier JP, Zheng Y, Li Y, Malik V, Pan A, Bhupathiraju SN, Manson JE, Tobias DK, Willett WC, and Hu FB. Changes in Consumption of Sugary Beverages and Artificially Sweetened Beverages and Subsequent Risk of Type 2 Diabetes: Results from Three Large Prospective U.S. Cohorts of Women and Men. Diabetes Care. online 2019 Oct 3.

        Terms of Use

        El contenido de este sitio web tiene fines educativos y no pretende ofrecer asesoramiento médico personal. Debe buscar el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado con cualquier pregunta que pueda tener con respecto a una condición médica. Nunca ignore el consejo médico profesional ni se demore en buscarlo debido a algo que haya leído en este sitio web. Nutrition Source no recomienda ni respalda ningún producto.


        Current Resident :  I𠆝 say this town is very normal, the things I love are down town long grove and the schools which are full of opportunities. My family moved for a larger house with more space and a good school, this area has both. We live a 5 minute drive away from down town long grove, which has three amazing fun festivals a year which include food and fun with your friends. Also the school district is really good, most/if not all of the students attend Stevenson High school, an amazing school full of great opportunities! I like this area overall, as you can see there are many upsides to living here. However it’s a small town, so I wouldn’t say the area is for everyone, and I’ve always loved the big cities.
        Read 15 Reviews

        Current Resident :  When first getting to know the Village of Lincolnshire, the most obvious factor is sense of comfort that the community radiates. On special occasions and holidays, the village often also hosts community friendly events that connects everyone together. The stores and restaurants within the community are also very sanitary, welcoming, and family friendly which people love to enjoy and spend time at. Typically, the community is very safe with police guarding the community and the people there willing to protect each other. It has been an amazing experience living here and making all the wonderful memories.
        Read 12 Reviews


        Healthiest Schools: Miami Springs Middle

        Healthy reform at this large, urban middle school started in the cafeteria, which eliminated all white-flour products, former principal Gail Quigley, EdD, says. “We dont serve dessert or fried food, and we offer a wide range of fresh fruits and vegetables.” Sugary cereals have been banned from breakfast. And all à la carte items meet the stringent criteria of the Alliance for a Healthier Generation, an organization devoted to ending childhood obesity. 𠇎xcellent, and at first difficult, choices are being made about the foods served by the school,” nutrition panelist Lanou says.

        Equally impressive is the effort at the staff level: Health education thats blended into the science curriculum caught the eye of judge Martin, who called it 𠇊 creative way to instill healthy habits in students.” Plus, the teachers have set up a gym in their lounge, and they attend on-site Weight Watchers classes and participate in a walking club.


        Healthiest: #11 Oakland, California

        The city of Oakland scored an impressive 68.5 points. According to the survey, lots of its citizens walk often, reaping all the health benefits of this low-intensity exercise. The city is home to many parks, and a majority of its citizens are in good health. According to some foodies, it’s also an incredibly underrated city for food and entertainment. If you live there or are planning on taking a visit, you might want to put Zachary’s Pizza on your itinerary. Though it’s not the healthiest thing this city has to offer, they reportedly have some of the best deep-dish pizza outside of Chicago.


        Men and Women

        26. Should it be legal for a teenage girl to have her breasts surgically removed because she identifies as a male—or should there be a minimum age of 18 or 21?

        27. Schoolteachers have been told to stop calling students “boys and girls” because a student might not identify as either male or female. Do you agree with this policy?

        28. Should biological males who identify as females be allowed to compete against biological females in sports?

        29. Is the statement, “Men give birth” science-based?

        30. Do you agree with the practice of inviting a drag queen into public libraries and elementary school classrooms to conduct a “Drag Queen Story Hour”?


        These migrants teens have advice for Kamala Harris as she visits the Guatemala they fled

        EL PASO — Immigrant rights experts and migrants stuck here on the border have some advice for Kamala Harris as the vice president visits Guatemala and Mexico this week to seek answers to the root causes of migration: don’t overthink it.

        “Help us create jobs, stop corruption,” said Ezer, detained by U.S. authorities after crossing the border at age 17. “That’s what I would tell the government because that’s what we all know.”

        Ezer is one of four migrant teens recently interviewed by The Dallas Morning News who turned 18 while in custody and ‘aged out’ — all were released on their shared birthday from an emergency shelter for migrant children at Fort Bliss to temporary housing at the Annunciation House nonprofit center.

        Manix, another of the teens, said he hopes to work in the United States for three or four years and then return home with enough money to run his own grocery store. “Pressure our authorities to make Guatemala safe,” he urged.

        The four teenagers shared their stories and offered advice for Harris on the condition that their full names not be published, citing security concerns for their families back in Guatemala. The young men represent the very people who the Biden administration is trying to keep from leaving Guatemala by offering them a glimmer of hope in their native land.

        Harris arrived Sunday evening in Guatemala on her first trip abroad as vice president to highlight the Biden administration’s efforts to find solutions to the ongoing humanitarian crisis that’s bedeviled the last three U.S. presidencies.

        She’s scheduled to meet with Guatemalan political and civic leaders Monday before departing to meet Mexican leaders in Mexico City on Tuesday. The trip is part of an effort to curtail the highest levels of migration in 20 years as a record number of children and teens cross the border, many without parents.

        In advance of the Harris trip, White House officials said the Biden administration’s strategy “will involve significant commitments of U.S. government resources” to promote “economic opportunity, strengthen governance, combat corruption, and improve security” in Central America. The administration is urging the private sector to invest more in the region to generate jobs for the local population.

        The Biden administration is also pledging hundreds of thousands of COVID-19 vaccines for Central America and a $4 billion long-term boost to development and security across the region, which suffers from high crime rates and economic devastation from the virus and recent natural disasters.

        “I think there is this tension between telling Central Americans what the U.S. government is willing to do, but also hearing from Central Americans what they think the priorities should be,” said Andrew Selee, president of the Washington-based Migration Policy Institute. “And hopefully [Harris] can balance that in some way.”

        In Mexico, Harris is expected to arrive just 24 hours or so after millions went to the polls in the biggest-ever midterm election, which has polarized the country and will help define President Andrés Manuel López Obrador’s final three year in office.

        Last week, the White House announced that Mexico would receive a million vaccine doses from the U.S., coincidentally as López Obrador works to stop the flow of migrants headed for the United States. He’s mobilized thousands of national guardsmen across the country, underscoring Mexico’s bargaining power as the Biden administration strives to get a handle on the flow of immigrants, a politically fraught issue that threatens to overshadow his young presidency.

        At the international crossings into Ciudad Juárez, Mexico, checkpoints manned by guardsmen create long lines as vehicles are stopped and checked for immigration papers.

        The militarization is even more evident on Mexico’s southern border.

        Here in El Paso, leading immigrant rights advocates applaud Harris’ visit to Guatemala and Mexico, but also stress that while the dynamics are complex, the Biden administration can make meaningful progress by acknowledging long festering issues, such as endemic corruption in the region and the U.S.’s long history of meddling in past Central American conflicts.

        “Both sides need to be blunt with one another, especially as the United States figures out who exactly will be their partner in this difficult task,” said Ruben Garcia, director of Annunciation House, the El Paso nonprofit providing temporary shelter for migrants and refugees. The nonprofit has played a key role in housing tens of thousands of Central American migrants passing through the area in recent years.

        For decades, people along the border have felt they’re at the center of a polarized political battleground oppressed by shifting geopolitical tensions. Leaders on the border, from human rights activists to mayors and county judges, have long insisted that the so-called crisis isn’t so much on the border but back in Washington where lack of political will and sole focus on deterrence has led to walls, increasing militarization and controversial policies like separating families at the border.

        All the while, the cycles of poverty grow south of the border, forcing entire families to flee, reminiscent of previous waves of migrants from Ireland or Italy. The story is old, they said.

        “If you still don’t know what Central America is all about, you’ve missed the boat,” Garcia said. “But if you’re going to go down precisely because you know what it’s about, and you need to sit down and you need to speak to these presidents, then that’s a very different kind of a trip, because part of what Harris needs to acknowledge is corruption starts at the very top.”

        Garcia added he’d advise Harris and her staff to “identify all the key NGOs [nongovernmental organizations], and then set up a meeting. Close the door. Let no media in and have everybody sign a nondisclosure agreement so that people could speak freely. . And, come up with some ideas on how to channel money so that money doesn’t end up in the wrong hands,” as history has shown it often does.

        Marisa Limón Garza, deputy director of Hope Border Institute, agreed. She called on Harris to “chart a new path and direct her focus on grassroots and faith-based organizations in close contact with real everyday people,” adding that U.S. Agency for International Development dollars need to be committed to NGO groups that “voice the needs for their communities.”

        “We know that militarization and deterrence just increase the strain,” she said. “We must reckon with the U.S.’s involvement in Central America and take responsibility to meaningfully address the root causes of migration.”

        The four Guatemalan teens celebrated their birthdays on their own. They spoke about their experiences at Fort Bliss, with Ezer expressing “gratitude for the hospitality.”

        Despite reports about overcrowding and shoddy conditions at some emergency shelters set up for the large numbers of unaccompanied migrant teens, all said they had been treated well at Fort Bliss, although they were unhappy with how long they’ve been detained. One was there for two weeks. Two were there for 10 days.

        Ezer was there for 46 days. “Too long,” he said. “But I made friends and ate well.”

        Overall, they downplayed concerns about living conditions, which Garcia said didn’t surprise him.

        “It’s all a matter of perspective,” he said. “They come from very little.”

        All four spoke of the reasons behind their decisions to leave, pointing to lack of safety and no apparent future back home. All four said they’d like to return to Guatemala someday to reunite with family and in the hopes that their country becomes a place not so much to “thrive, but simply to live and work without fear and be with family,” said Brayan, one of the four migrant teens.

        The four conceded that as they turned 18, they couldn’t help but feel nostalgic for home. Sebas, an indigenous Guatemalan who speaks little Spanish, turned teary-eyed as Manix made a beeline for a guitar in the corner and began playing the Guatemalan version of “Happy Birthday.”

        As he played, he said he hopes the Biden administration and leaders back in Central America find a way to “fix the future. Not so much for us, but for the next generation.”


        Nutrition Education in US Schools

        Schools play an important role in helping students establish healthy eating behaviors, by providing:

        • Nutritious and appealing foods and beverages.
        • Consistent and accurate messages about good nutrition.
        • Ways to learn about and practice healthy eating. 1

        Nutrition education is a vital part of a comprehensive health education program and empowers children with knowledge and skills to make healthy food and beverage choices. 2-8

        US students receive less than 8 hours of required nutrition education each school year, 9 far below the 40 to 50 hours that are needed to affect behavior change. 10,11 Additionally, the percentage of schools providing required instruction on nutrition and dietary behaviors decreased from 84.6% to 74.1% between 2000 and 2014. 9

        Given the important role that diet plays in preventing chronic diseases and supporting good health, schools would ideally provide students with more hours of nutrition education instruction and engage teachers and parents in nutrition education activities. 5, 12 Research shows that nutrition education can teach students to recognize how healthy diet influences emotional well-being and how emotions may influence eating habits. However, because schools face many demands, school staff can consider ways to add nutrition education into the existing schedule. 11

        Nutrition education can be incorporated throughout the school day and in various locations within a school. This provides flexibility allowing schools to use strategies that work with their settings, daily schedule, and resources.

        In the Classroom

        Nutrition education can take place in the classroom, either through a stand-alone health education class or combined into other subjects including 2,5 :

        • Counting with pictures of fruits and vegetables.
        • Learning fractions by measuring ingredients for a recipe.
        • Examining how plants grow.
        • Learning about cultural food traditions.

        Nutrition education should align with the National Health Education Standards and incorporate the characteristics of an effective health education curriculum.

        Farm to School

        Farm-to-school programs vary in each school or district, but often include one or more of the following strategies:

        • Purchasing and serving local or regionally produced foods in the school meal programs.
        • Educating students about agriculture, food, health, and nutrition.
        • Engaging students in hands-on learning opportunities through gardening, cooking lessons, or farm field trips.

        Students who participate in farm-to-school activities have increased knowledge about nutrition and agriculture, are more willing to try new foods, and consume more fruits and vegetables. 14-17

        School Gardens

        School garden programs can increase students&rsquo nutrition knowledge, willingness to try fruit and vegetables, and positive attitudes about fruits and vegetables. 18-22 School gardens vary in size and purpose. Schools may have window sill gardens, raised beds, greenhouses, or planted fields.

        Students can prepare the soil for the garden, plant seeds, harvest the fruits and vegetables, and taste the food from the garden. Produce from school gardens can be incorporated into school meals or taste tests. Classroom teachers can teach lessons in math, science, history, and language arts using the school garden.

        In the Cafeteria

        Cafeterias are learning labs where students are exposed to new foods through the school meal program, see what balanced meals look like, and may be encouraged to try new foods through verbal prompts from school nutrition staff, 23 or taste tests. 24-25 Cafeterias may also be decorated with nutrition promotion posters or student artwork promoting healthy eating. 24

        Other Opportunities During the School Day

        Schools can add messages about nutrition and healthy eating into the following:

        • Morning announcements.
        • School assemblies.
        • Materials sent home to parents and guardians. 24
        • Staff meetings.
        • Parent-teacher group meetings.

        These strategies can help reinforce messages about good nutrition and help ensure that students see and hear consistent information about healthy eating across the school campus and at home. 2


        Ver el vídeo: Roselle Park Board of Education Meeting June 29, 2021 (Enero 2022).